Lluvia a tope en la prueba Madrid – Lisboa